martes, 6 de abril de 2010

Curso contrato de obras.

La Universidad de Burgos ha organizado un curso de contratación, centrado en el contrato de obras, esto no es una gran noticia, hay muchos cursos de contratación administrativa y muchos se centran en las obras.

La noticia es el enfoque que se la ha dado al contenido y diseño del curso.

El contenido del curso intenta abarcar las principales cuestiones y problemas que pueden surgir en los contratos de obras de un Ayuntamiento y lo interesante es el triple enfoque que se le va a dar al curso:
  • El técnico.
  • El jurídico.
  • El tecnológico.


1. El técnico.


Hay que reconocer que la contratación administrativa parece y es un "chiringuito" de abogados y licenciados en Derecho.

No obstante, lo cierto es que de la misma forma que una cámara de fotos reflex se compone de cuerpo y objetivo y un objetivo con buenas lentes y mucha luminosidad es el 80% de la cámara, en un contrato administrativo de obras, el 80% de su contenido es técnico técnico, no técnico jurídico.

Los técnicos harán un proyecto, procederán a replantear la obra, deberán de proponer los grupos, subgrupos y categoría de los licitadores, deberán valorar las ofertas técnicas y enfrentarse al contratista desde la formalización del acta de comprobación del replanteo.

Este carácter técnico suele ser olvidado y obviado tanto en la preparación de los contenidos, como en la selección del profesorado y del alumnado.

Dos ingenieros, con experiencia en los  ámbitos privado y público, se encargarán de los contenidos técnicos del contrato de obras.

2. El jurídico.


El componente que predomina en un contrato de obras es el componente técnico, lo que resta se podría decir que todo jurídico al 100%.

En un contrato de obras hay que tomar constantemente decisiones jurídicas sobre:

  • Si estamos ante una obra o es una concesión de obra pública o un servicio.
  • Dependiendo del presupuesto y de la duración del contrato, se sabrá el valor estimado del contrato.
  • En función del valor estimado del contrato se decidirá el procedimiento de adjudicación que hay que seguir y, en su caso, si hay que exigir la clasificación a las empresas.
  • Se abrirá un periodo de publicidad más o menos largo y en diversos soportes, diarios oficiales e Internet, para que las empresas preparen y presente las ofertas.
  • Dependiendo de los criterios de valoración establecidos, deberá intervenir el Comité de expertos.
  • Formalizado el contrato, la empresa tendrá que abrir un centro de trabajo, presentar el plan de seguridad y salud y el día fijado comparecer a la formalización de la comprobación del replanteo.
  • Durante la ejecución de la obra, habrá que solicitar licencias, autorizaciones, gestionar residuos, controlar la seguridad y salud...
  • Pueden surgir incidencias, la modificación del contrato o la subcontratación,
  • Luego llega el pago de las certificaciones, la liquidación, la recepción, el plazo de garantía...

Todos estos hechos y actividades se plasman en trámites y en papeles, que deben ser hechos según el procedimiento legalmente establecido, para salvaguardar la seguridad juídica de la actuación administrativa, y en el caso de la contratación, que se cumplan los principios de libertad de acceso a las licitaciones, publicidad y transparencia de los procedimientos, y no discriminación e igualdad de trato entre los candidatos (arts. 1 y 123 Ley 30/2007).

3. El tecnológico.


A la complicación intrínseca de coordinar a todos los que intervienen en la contratación y ejecución de una obra pública, hay que añadirle "el plus" de que la gestión de sus trámites debe o puede, según los casos, ser obligatoriamente en soporte electrónico.

Para que la utilización de esos medios electrónicos sea legal, hay que utilizar los elementos que, según la ley, habilitan su utilización:

  • una sede electrónica dónde se inserte el perfil de contratante o el enlace a la plataforma de contratación del Estado;
  • ahí se publicarán informaciones y documentos que deberán ser sellados por un prestador de servicios de certificación, cuando su acreditación posterior sea necesaria;
  • la identificación, autenticación e integridad de los documentos contractuales se acreditará con la firma electrónica, que en el ámbito de la contratación, debe ser reconocida;
  • con la utilización de elementos habilitantes para la administración electrónica y de las soluciones tecnologicas apropiadas (gestores de expedientes, entre otras,) se podrán realizar comunicaciones y notificaciones electrónicas, facturación electrónica...y
  • la contratación pública en formato electrónico, bien gestionando electrónicamente una parte del procedimiento (sistemas dinámicos de adquisición), bien gestionándolo electrónicamente en su totalidad (subastas electrónicas).

La utilización de los medios electrónicos es obligatoria, por mandato legal, en determinados casos para la Administración y es el medio que obligatoriamente debe usar cuando así lo demanden los ciudadanos (también los que representan a las empresas que ejecutan los contratos), por ello, este aspecto también es contemplado en el curso en un triple aspecto:

  • Incluyendo los conocimientos relativos a la utilización de los medios electrónicos en la gestión de los contratos.
  • Facilitando la documentación relativa al curso vía web.
  • Constituyendo un grupo de trabajo especializado de perfeccionamiento del contenido y los materiales del curso en la comunidad de prácticas de la contratación pública.

La matrícula es hasta el 30 de Abril y iniciándose el curso el día 3 de Mayo, aquí está el folleto del curso.


3 comentarios:

Fco. Javier Vázquez dijo...

Veo que los ponentes son de primera calidad y el curso parece realmente interesante.

Fco. Javier Vázquez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
curso contratos dijo...

parece un interesante curso para hacer. Es importante saber confeccionar y a su vez tener idea de como leer y que cosas tener en cuenta en un contrato antes de firmar.